Menú Cerrar

CONTROL DE CAÍDAS O DESVANECIMIENTOS

Las caídas en personas mayores constituyen uno de los síndromes geriátricos más importantes por la elevada incidencia en este sector de la población y, sobre todo, por las consecuencias que acarrean y las repercusiones que provocan en el anciano.



EURI es un sistema inteligente que permite detectar caídas de forma inmediata y sin tener que pulsar ningún botón. Para detectar caídas comprueba la posición del tobillo, si éste está horizontal (>60º) y la cama o asiento (asociados al transmisor) están desocupados, un algoritmo decide si es una posible caída en función de los horarios configurados, la localización, el tiempo que permanece en esa situación y los parámetros específicos de cada persona.

El transmisor en forma de pulsera deberá ir colocado en el tobillo. Son estancos, sumergibles, se alimentan de una batería recargable de litio con una autonomía de 4 meses y se recargan en la estación de carga en aproximadamente unas dos horas. Estas características hacen que ofrezcan una protección las 24 horas del día, los 365 días del año.

Existe una variedad de correas para los transmisores, adaptadas a las necesidades de la persona que las va a llevar, todas ellas con cierre inviolable.

La señal emitida por el transmisor es recibida por varios enlaces y cada uno con una intensidad que depende de la distancia entre transmisor y enlace. Pudiendo ubicar de forma exacta donde se ha producido la caída.

La alarma de caída podrá ser recibida, bien en el Control Principal, o en el Control Portátil.

SI DESEA CONOCER MÁS

SOBRE EL SISTEMA EURI

PARA SU RESIDENCIA O CENTRO SANITARIO



Proyecto financiado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) de la Unión Europea y la Junta de Castilla y León, a través del Instituto para la Competitividad Empresarial de Castilla y León (ICE), con el objetivo de potenciar la investigación, el desarrollo tecnológico y la innovación.

«Proyectos de I+D en Pymes» con número de Expediente 04/16/SO/0002